Calle Nueva 462 oficina 201 – Cusco – Perú
info@caminodelosincas.com – info@mitviajes.com

Los recorridos de Machu Picchu pronto se reanudarán con nuevas políticas para garantizar la seguridad de los visitantes y lugareños.

Mientras el mundo navega hacia una nueva normalidad en todos los aspectos de la vida, Perú está dando pequeños pasos para dar la bienvenida a la gente a uno de sus sitios más famosos y populares, la antigua ciudad de Machu Picchu.

Transporte-de-Camino-Inca-1

El 1de Noviembre se volverán a abrir las puertas del impresionante sitio Inca, considerado una de las nuevas 7 Maravillas del Mundo. Sin embargo, dado que Covid-19 sigue siendo una realidad, se implementarán algunas políticas y restricciones adicionales para garantizar la salud y la seguridad de aquellos viajeros que ya no pueden sentarse en su sofá.

El tamaño de los grupos para recorridos por el sitio se limitará a 8, con una capacidad máxima de 75 personas por hora, una reducción sustancial de la capacidad. Los boletos a Machu Picchu también se reservarán para el futuro previsible a través de un sistema en línea. También se requerirá un depósito no reembolsable.

sello-del-parque-de-machu-picchu-en-cierre-la-pagina-pasaporte-encima-vision-143958176

Los buses que van desde el pueblo del fondo del valle de Aguas Calientes (pueblo de Machu Picchu) y la entrada a las ruinas viajarán cada 5 minutos con la mitad de sus asientos vacíos. A todos los visitantes se les tomará la temperatura al ingresar a las ruinas, y las máscaras serán obligatorias, así como mantener una distancia física de 2 metros / 6 pies de los demás.

Varios sitios dentro del complejo de Machu Picchu, incluido el Puente Inca, la Montaña Machu Picchu, Huayna Picchu y la Puerta del Sol, están fuera de los límites en el futuro previsible, al igual que el Camino Inca  Tradicional de 4 días  hasta finales de 2020. El Camino Inca corta de 2 días   permanecerá abierto como alternativa.

information-inca-trail
Titulos-ganados-de-Machupicchu-2
Titulos de Machupicchu

Si bien las nuevas condiciones pueden parecer duras, ofrecen a los visitantes algunos beneficios sustanciales además de mantenerlos a salvo. Los visitantes dispuestos a aceptar restricciones experimentarán Machu Picchu de una manera que solo unos pocos tienen. Contemplar las ruinas sin las multitudes habituales realza el ambiente especial, algunos dirían espiritual, que se siente en Machu Picchu.

Para los viajeros que se sienten cómodos adaptándose a la nueva normalidad y renunciando a algunas de las vistas tradicionales, Machu Picchu promete una experiencia de viaje inolvidable y segura accesible en el futuro cercano.